Vuelvo de Tenerife de uno de los mejores viajes que recuerdo. Disfruté subiendo al punto más alto de España, el Teide, y observando esos perfectos cielos nocturnos que ofrece la isla.

Tuve el privilegio de visitar el observatorio del Teide y ver cómo trabajan los astrofísicos con algunos de los mejores telescopios del mundo. Además, pude aprovechar la visita para fotografiar la vía láctea.

Aparte de todo esto, visité la SummerCon, hice turismo por la isla, buceé entre tortugas marinas y lo pasé de lujo en la mejor compañía. Espero repetir pronto, además el próximo verano se celebra una nueva edición de Starmus, ¡qué emoción!

[FinalTilesGallery id=’4′]